Mito de Thunupa

En tiempos pasados, cuando aún existían los hombres con la capacidad de conversar con los cerros, estos últimos caminaban, hablaban, peleaban, deseaban…vivían. Los espiritistas o huayquiris (personas que tienen la capacidad de comunicarse con las montañas, así como con los animales, las plantas y los muertos) habían conocido el mito de Thunupa gracias a su poder de comunicación con las abuelas y los abuelos o antepasados de la montaña y lo habían transmitido a la demás gente generación tras generación. Es así que, según algunos, desde el oriente boliviano, por el lado del Beni, llegó a la zona del salar una hermosa joven-cerro llamada Thunupa.

Thunupa Salar de UyuniThunupa Salar de Uyuni

Como dice el mito, el volcán con este nombre es de extraordinaria belleza. El cráter es por un lado la cara y por otro el pecho de una hermosa mujer; luego, el contorno del cerro dibuja el resto del cuerpo. Es desde Jirira, en especial, que se puede apreciar esta figura humana, pero desde Tahua se ve el cráter en gran parte de su dimensión, pintado de colores azufres, terracotas, amarillos, rojos y naranjas. De todos modos, no importa desde qué lugar se mire, su magnífica presencia no pasa desapercibida. Pero volvamos al relato.

El mito cuenta que esta muchacha, Thunupa, pasteaba sus llamitas y venteaba la quínoa para limpiarla de impurezas y quitarle así el sabor picante, como se acostumbra a hacer en la actualidad. Es por eso que, en algunos lugares, se puede ver un polvito amarillento parecido al restante de la quínoa después de ventearla, dice el tahueño don Lucho Quispe. En el transcurso de la vida de esta hermosa dama, muchos cerros-hombres no pudieron escapar a su belleza y sabiduría y quedaron enamorados perdidamente.

Cuando Thunupa pasaba por el camino entre Uyuni y Colchani, el cerro Kuscaña (o Khosiña), que es parte de la cordillera de los Frailes, se enamoró de ella. Después de cortejarla con muchos regalos y poemas, ella accedió y vivieron juntos por un tiempo. Entre medio de sus problemas de convivencia debido a los constantes celos de su compañero, la bella Thunhupha tuvo un hijo igual a ella en sus colores terracotas. A pesar de intentarlo, no pudieron sobrellevar la relación y Thunupa decidió irse lejos dejando a su hijo con su padre.

En la actualidad, cualquier persona que pasee por el lugar podrá ver al cerro Kuscaña (o Khosiña) en la cordillera de los Frailes al lado de un pequeño cerrito con las mismas características del volcán Thunupa. Una coincidencia más entre el relato y la geografía del lugar. Continuemos con la narración del mito de Thunupa.

Aprovechando la mala relación entre Kuscaña y Thunupa, el cerro-hombre Cora Cora decidió cortejar a tan bella reina pues estaba perdidamente enamorado desde el primer día que la vio pasar por esos lugares. Así, le ofreció escapar juntos y ella accedió pues no soportaba los celos de su anterior pretendiente. Escaparon hacia el lado de Salinasy los senos cargados de leche empezaron a molestar a nuestro personaje. Poco a poco y con delicadeza, empezó a sacar la leche y la vertió en una hoyadita en un lugar llamado JyayoKota que, según don Lucho Quispe, significa lago de sal; este lugar es actualmente una comunidad en la que existe, evidentemente, una pequeña hoyadita de sal. Posteriormente, mucha más leche salió del pecho de Thunupa y se vertió a sus pies, rodeándola completamente; toda esa leche se convirtió en el Salar de Uyuni, llamado salar de Thunupa por las comunidades originarias de la zona.

Luego, siguieron su camino hacia Salinas y posteriormente a Tahua. Vivieron muy felices por un tiempo y Cora Cora le regaló, con mucho amor, un par de abarcas de oro y plata. A pesar de este lindo gesto, los celos de Cora Cora se hacían insoportables para la bella Thunupa. Fue entonces cuando apareció el cerro-hombre Chillima.

Este último galán empezó a cortejar a Thunupa y Cora Cora, furioso, lo convocó a una pelea mortal para decidir quién se quedaba con la dama. Chillima accedió y sacó su espada para pelear. El día de hoy se puede ver cómo sale de Chillima una fila de islas hacia el salar con la forma de una espada especial.

Continúa el relato del mito que dice que con gran coraje, clavó la espada en el abdomen de Cora Cora y le sacó las tripas y mucho orín. Por eso dicen que este cerro tiene, en la actualidad, una hoyada y, además, mucha agua. Cora-Cora no se dio por vencido y lanzó un puño con toda su furia a la cara de Chillima, sacándole los dientes. Ahora vemos como una parte de este cerro tiene algo parecido a una dentadura k´asa, como dicen los originarios, que quiere decir ‘sin diente’.

Después de esta grave batalla, Chillima triunfó con mucha determinación y Cora Cora, muy enojado con Thunupa, no hace más que reclamarle que le devuelva las abarcas que le había dado por regalo. Ésta, muy dolida, opta por devolverlas y arrojárselas al galante Cora Cora. Podemos observar en la naturaleza en el lugar de Salinas, dos pequeños cerritos muy parecidos a un par de abarcas y que al medio de ellas se encuentra la población de Salinas.

Después de esto Chillimase quedó con Thunupa-Mikatayka. Ambos viven felices hasta el día de hoy, tan juntitos que se puede ver que el tramo que los separa es insignificante. Algunos niños y adultos de Tahua dicen que están agarrados de la mano y que, en tiempo de nieve, la bella Mikatayka se viste de novia. Tahua está entre Thunupa y Chillima y el respeto que la gente les dispensa es signo de que aún se recuerda la unidad entre los humanos y los cerros, que era tan común en tiempos antiguos y lejanos.

El mito de Thunupa es contado por los comunitarios con detalles distintos según quien lo narre. Si juntamos varios de los relatos –que siguen siempre la línea del relato común que acabamos de contar- encontramos que el recorrido de Thunupa puede haber sido bastante amplio. Por ejemplo, algunos narran que de su leche se formó también el lago Poopó; en otros encontramos que, a partir de sus recorridos y hazañas, se formó el río Desaguadero y luego, Thunupa pasó por el Lago Titikaka. Hallamos que otros cerros como Cusco, Illimani, Huayna Potosí, Sajama y Tata Sabaya, han sido víctimas también de la belleza de esta respetada mujer. Es indudable que este mito forma parte de un espacio geográfico más extenso que el Salar de Uyuni y está relacionado con características históricas, culturales y sociales de la cultura andina. En la actualidad, la zona es habitada por aymaras, mayormente, y quechuas; todos ellos viven con las mismas costumbres y con el mismo respeto a Thunupa.

Este mito ha sido recogido de la investigación:Thunhupha: Una fuente del sentimiento de unidad de la comunidad de Tahua, Tesis de licenciatura en Antropología en la Universidad Católica Boliviana San Pablo. Maya Rivera Mazorco, 2006.


Maya Rivera Mazorco - Fundadora Salar Amazon

 

Maya Rivera Mazorco

Fundadora Salar Amazon

Foto: Escuela en la comunidad de Tahua

Hoteles en el Salar de Uyuni

Turismo Vivencial 
 Pastoreo de Llamas
Actividad Pastoreo de Llamas - Salar AmazonActividad Pastoreo de Llamas - Salar Amazon
Disfrute pastoreando llamas junto a una pastora quechua: una actividad exclusiva de nuestros tours que beneficia a la comunidad. Ver Tour

Nuevo atractivo exclusivo

Turismo Solidario Chiquini  - Salar Amazon Turismo Solidario Chiquini - Salar Amazon

Beneficie a la comunidad de Chiquini: conozca la Catedral, La Pukara y la Cueva de Chiquini en el Salar Sensual, desconocido por el turismo. Ver Tour

Oficinas en Uyuni

Oficina de Turismo en el Salar de Uyuni - Salar Amazon

Tenemos una oficina en Uyuni para poderle brindar un servicio directo y personalizado. Contactate con nosotros

Mapa Ruta Tayka

 Para Ampliar Mapa haga clic

Pregúntanos sin compromiso

Correo:
Tema:
Mensaje: